SUSCRIBIRSE AL BLOG

viernes, 10 de abril de 2015

Juegos en el suelo...

      Hoy para cambiar un poco de tercio y dejar descansar a la lijadora, el taladro, demás instrumentos y pinturas vamos a hacer honor al nombre del blog y vamos a fabricar otra "cosa de casa".

      En este caso vamos a tirar de reciclaje y vamos a aprovechar todos esos muestrarios de telas provenientes de una tienda de sofás para fabricar una manta de juegos infantil, jugando con las diferentes texturas y colores que nos ofrecen este tipo de materiales. 


Muestrarios de telas.
       Ante todo y primordial hacer uso de la paciencia de cada uno, la vamos a necesitar,  ya que no es un trabajo ni de un día ni de una semana me atrevería a decir.  



       Lo primero de todo es hacernos un diseño en papel de lo que va a ser nuestra manta, usaremos una técnica de  "patchwork"  muy sencilla y básica ya que ni se como va el tema ni lo he hecho en la vida.  
      He decidido hacer animales de todo tipo y alternarlos con las  letras del nombre de la niña en cuestión.





      Como veréis son dibujos muy sencillos y básicos, tampoco es plan complicarnos la vida con detalles que al final ni se apreciaran. 


Bocetos de los animales.


       Una vez tenemos las plantillas empezamos a dibujarlas en las telas, a recortarlas y sobreponerlas unas encima de otras, jugando con los colores y texturas para que cada una sea diferente a los demás.  No sé si esto es trampa o no, pero para pequeñas cositas como ojos, bigotes, etc... me he ayudado de las tradicionales rodilleras que tanto odiaba de pequeño y mi madre se empeñaba en poner en todo pantalón. (Fáciles de recortar y pegado con la plancha).

       Algunos de los animales como en este caso la mariposa me dan juego a poder hacer algún relieve con ellos y que no quede todo tan plano, en este caso las propias alas las voy a hacer que tengan movimiento y se puedan agarrar, lo mismo haré por ejemplo con las orejas del mono, el rabo del gato y así lo que se nos ocurra.

Detalle del cuadro de la mariposa.

      Uso en este caso "miraguano" o "guata" para rellenar esas partes móviles de los animales, y así uno a uno voy haciendo cada cuadro con el animal correspondiente o la letra que toque sin olvidarme nunca de rellenar un poco para darle un poco de volumen.

Letras en relieve  rellenas de "miraguano".

      Cuando tenemos todos terminados simplemente tenemos que ir cosiendo cuadro a cuadro, en este caso creo que se me ha ido de las manos y la medida que me queda son 2.10 por 1,20 metros, también decir que cuanto más grandes los cuadros más fáciles son de trabajarlos.


Tela malva elegida para la parte trasera de la manta.

      Con esa misma medida elegimos una tela un poco resistente para hacer una trasera y entre medias ponemos una plancha de guata  para que quede mullida y aísle el frío del suelo. 

Guata para el relleno.




    Para rematar los bordes y no complicarnos usaremos los retales que nos vayan quedando así como los pequeños trozos de muestrario que por su tamaño no hemos podido aprovechar

    Coseremos unos a otros hasta conseguir el total del perímetro de la manta, no es necesario que sean iguales de largo pero sí de ancho, cuantos más colores y texturas usemos mejor será el resultado. Al colocarlos pillaremos las tres capas que teníamos preparadas (trasera, guata y la composición) haciendo un sándwich con todo ello de manera que nos quedara todo rematado y evitaremos el deshilachado.


     Y he aquí el resultado final. No diré lo que tardé en terminarla ni la de agujas de la máquina de coser que partí por no desanimar a nadie, pero a todo contestaría que bastante... Pero todo suplido con ver la cara de esa madre, de esa niña y la de horas de juego que ha tenido.








2 comentarios:

  1. Te ha quedado genial. Donde se consiguen esos muestrarios de tela???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En tiendas de sofás, cada temporada los cambian y de la mayoría se deshacen

      Eliminar